Infolio
infolio

Infolio | Files
Publicación sobre arte, diseño y educación
ISSN 2255-4564
El Ejercito Rojo en el Reichstag
Yevgeny Khaldei, fotógrafo de guerra

Yevgeny Khaldei
“La bandera roja revolotea sobre el Reichstag, en el centro de Berlín, la capital fascista. ¡Berlín ha caído! Está a los pies de los soldados vencedores de la Unión Soviética. El Berlin de Hitler, ese bastión de la reacción internacional, sede de la agresión alemana, ya no existe. El Ejército Rojo no sólo ha obtenido una gran victoria en su lucha por Berlín sino que ha liberado de la penumbra fascista a la Humanidad. El 2 de mayo de 1945 quedará para siempre a la historia, se recordará durante siglos”. Texto publicado junto a la fotografía el 13 de mayo de 1945 en la revista Ogonëk.
Berlín, 2 de mayo de 1945. Yevgeny Anan'evich Khaldei, fotógrafo del Ejercito Rojo, hizo varias fotografías desde la cubierta del destruido Reichstag en Berlín, con la idea de emular la que Joe Rosenthal había tomado de los soldados norteamericanos izando su bandera en Iwo Jima.

La imagen, que muestra la victoria soviética sobre una capital alemana prácticamente en ruinas, fue realizada dos días después de que el Ejercito Rojo ocupara Berlín y, en cierta medida, repetía una escena que había tenido ya lugar pero sin la presencia de ningún fotógrafo.

Khaldei ni siquiera tenía una bandera para la ocasión; tuvo que volar hasta Moscú para conseguir una con la que volver a realizar la escena de la toma del Reichstag de manera adecuada. Según parece, con ayuda de un pariente, confeccionó tres banderas a partir de unos manteles, con las que volvió a Berlín donde las tropas del Ejercito Rojo habían comenzado a controlar la ciudad. Con una de esas banderas hizo algunas fotos en el aeropuerto y junto a algunas esculturas típicas del regimen nacionalsocialista. Con la segunda , hizo varias tomas en la Puerta de Brandenburgo, pero comprendió que el Reichstag era el símbolo que mejor se adaptaba a su idea de una imagen histórica.

Muchos años después, Ernst Volland recogíó en una entrevista las impresiones de Khaldei sobre aquel día histórico:

“Desde que empezó la guerra, todo el mundo hablaba del Reichstag. Siempre era Reichstag, Reichstag... ¿Cuántos millones de personas tuvieron que morir antes de que se tomara ese edificio?  A primera hora de la mañana del 2 de mayo de 1945, entré allí. Me encontré rodeado por un ruido espantoso, los rusos ylos alemanes gritaban en una confusión horrible. El estruendo era como el de una cascada. Los alemanes estaban indignados porque los rusos habían llegado hasta allí, los rusos, en cambio, lo estaban celebrando. Entré vistiendo el uniforme de la Marina. Un soldado joven se acercó a mí, yo tenía una bandera roja en la mano. Me dijo: ‘Teniente, davai, vamos a subir a la azotea con la bandera’. ‘Para eso estoy aquí’, le dije. Empezamos a subir pero las escaleras estaban muy dañadas, cuando finalmente llegamos a la parte superior, el Reichstag estaba en llamas. Todo el calor y todo el humo se concentaron en la cúpula. El soldado me decía: ‘Subamos a la cúpula’. ‘No’, le dije, ‘terminaríamos ahumados, quemados y reducidos a cenizas’. Me respondió: Entonces, vamos a intentarlo aquí’. Encontramos un palo largo. Pasé mucho tiempo probando diferentes composiciones. Tomé una foto de la izquierda, pero no era nada buena. Quería que Berlín quedara claramente visible en la imagen. Entonces dije: ‘Muchachos, poneos ahí y levantad la bandera... luego probamos allí’. Eran tres soldados, uno era de Ucrania, otro de Makhachkala, en Daguestán, y el tercero era ruso. Había pequeños pañuelos rojos atados por el techo del Reichstag. Nuestras tropas, tanto mujeres como hombres, habían subido a la azotea para ponerlos allí. Pero yo llevaba la bandera conmigo. Gasté todo un rollo de película, 36 disparos, en las primeras horas del 3 de mayo volé a Moscú y la imagen fue procesada e inmediatamente publicada”.1

La fotografía apareció finalmente en la revista Ogoniok el 13 de mayo con el título de “Znamia Pobedy nad Reichstagom”.

Sería retocada haciendo desaparecer un reloj de pulsera que llevaba uno de los soldados, fruto probablemente del pillaje al que fue sometida la ciudad por parte de los soldados soviéticos. El propio Yevgeny Khaldei contaba cómo el editor le advirtiño de aquel detalle:

“Esa misma noche volé de regreso a Moscú. Se suponía que el editor de la agencia TASS, Palgunov lo firmaría. Camino hacia la oficina, me enseñó la foto en un tamaño pequeño y preguntó:
- ¿Qué es esto?
- La bandera... en el Reichstag...
- ¿No ves que un soldado lleva un reloj en cada muñeca, uno en la izquierda y otro en la derecha?
- No, sólo veo la bandera en el Reichstag, sobre Berlín...
- No, de ninguna manera, se trata de un saqueador... Un verdadero soldado soviético no saquea. Debes arreglarlo rápidamente, que lo quiten del negativo.
- Está bien, quiere que se quede fuera, voy a quitarlo...
No tuve más remedio que ceder. En la oficina, cogí un alfiler y rasqué el reloj de la muñeca derecha”.2

También se añadieron algunas columnas de humo para hacer más intensa la imagen de destrucción. Algunas de estas modificaciones no eran motivadas sólo por motivos políticos. Khaldei estaba convencido de que la manipulación posterior a la toma podía proporcionar a la imagen una mayor fuerza y dramatismo.

En los años siguientes Khaldei siguió como fotógrafo el proceso de Núremberg contra el Nazismo para la agencia oficial TASS pero cayó en desgracia durante los años de Stalin. Sólo después de la caída de la Unión Soviética su obra recibió el reconocimiento debido.

Eugenio Vega, 2015.

1. Ernst Volland, Das Banner Des Sieges. Berlin Story Verlag. Berlín, 2008. Citado en Platoff, Anne M. Of Tablecloths and Soviet Relics: A Study of the Banner of Victory (Znamia Pobedy). University of California Santa Barbara 2013.
2. Ibidem.
Yevgeny KhaldeiYevgeny Khaldei
Fotografías de Yevgeny Khaldei tomadas en Berlín en abril y mayo de 1945 durante la ocupación de la ciudad por el Ejercito Rojo.
Infolio es una publicación independiente que tiene por objeto difundir textos originales centrados en la convergencia del arte, el diseño y la educación y favorecer el debate sobre la influencia que las nuevas tecnologías han de tener en este ámbito de la enseñanza. La revista asimismo quiere también dar a conocer las novedades editoriales relevantes de este campo y hacer llegar aquellas informaciones que puedan ser de interés para sus lectores.

2015. infolio.es | política de privacidad | información legal | quiénes somos