Infolio
infolio

enero 2017 | 08
Publicación sobre arte, diseño y educación
ISSN 2255-4564
Entrevista a Kerry James Marshall
Archives of American Artists, 2008
01 Primera parte
Kerry James MarshallEste diálogo con Kerry James Marshall es parte de una entrevista más larga que tuvo lugar el 8 de agosto de 2008 en Birminghan, Alabama, y que fue llevada a cabo por Kathy Goncharov para los Archives of American Art de la Smithsonian Institution. En esta primera parte Kerry James Marshall habla de su infancia en Birminghan y en California, y de cómo empezó a interesarse por las actividades artísticas.

 

Kerry James Marshall

 

¿Qué hacía su padre?

 

Trabajaba en Birmingham, en la cocina del hospital  de la Veterans Administration. Eso lo supe después, porque entonces ni lo sabía ni me importaba; sólo veía que se iba a algún sitio y luego volvía a casa. [Risas.] Y siempre decía que iba a trabajar, ese tipo de cosas.

Tuvimos la típica infancia; era genial tener un hermano mayor pero lo suficientemente próximo en edad como para que pudiéramos ser amigos y compañeros, así que podíamos hacer cosas juntos. Y salíamos y jugábamos con los otros niños del barrio, como hacen todos. También tuvimos la suerte de vivir en la misma calle que la hermana de mi madre, mi tía y mi tío y sus hijos. Así que tuve un primo, dos primos, que vivían en la nuestra calle, cuando tenía una edad suficiente para saber lo que eso significaba. Mi primo era unos pocos años mayor que nosotros y ya estaba en la escuela. Y uno de nuestros grandes ocupaciones antes de empezar la escuela era correr hasta la esquina y esperar a que saliera de la escuela, y llevar sus libros y su cartera. Esto es lo que recuerdo.

También, como niño que era, eso que la gente decía de que las cosas eran diferentes. Quiero decir, que antes de empezar la escuela, como niños que éramos, estábamos siempre fuera. Corríamos arriba y abajo del bloque; y arriba y abajo de la calle. No había ningún cuidado del tipo de “quédate en el patio, cerca de casa”. Salíamos… ibas y jugabas con otros niños. Y si todos iba a una misma calle, nos íbamos con ellos; así que estábamos en todo. Parecía como si estuviéramos todo el vecindario. Imagino que estaríamos bastante cerca de casa, pero era como ir de aventuras.

Ensley, el barrio donde vivíamos, estaba cerca de dos arroyos. Uno que se llamaba Big Ditch y otro Little Ditch. [Risas.] Podías ir y coger renacuajos y cosas por el estilo. Eso es lo que solíamos hacer con los otros niños del barrio.

 

¿Cuándo empezó a hacer arte de un niño? ¿por qué?, ¿qué tipo de imágenes hacías?

 

Recordará que, a mediados de los años cincuenta, mediados y finales de los cincuenta, la televisión ya era importante, aunque no tanto como lo seríaluego. Estábamos en Birmingham, creo que entonces sólo había tres canales allí. Así que había algunas cosas que corríamos a casa para verlas. Aunque casi siempre, nos quedábamos en la calle. Y cuando no estábamos fuera, nos entreteníamos, mi hermano y yo, haciendo dibujos. Hacíamos guerras de dibujo, tu dibujas la guerra. Era ese tipo de juego en el que dibujabas un tanque y decías: “he explotado el tuyo”. Dibujabas un avión: “he lanzado una bomba en tu tanque”. Esa era una de las cosas que hacíamos.

Pero cuando yo estaba en el jardín de infancia, tuve una experiencia, creo, que tuve muchas ganas de hacer imágenes. No era artista ni sabía lo que era eso. Simplemente eran imágenes. Lo que realmente pasaba era que mi maestra tenía un álbum con cosas que coleccionaba: viejas postales de San Valentín, tarjetas de Navidad, imágenes recortadas de revistas, postales, que guardaba en este gran libro de recuerdos. Y dejaba al niño que se comportara mejor a echar vistazo a ese libro mientras los demás se echaban una siesta después del recreo. Mirar ese libro me afectó realmente de una manera muy poderosa, recuerdo que le dije: “Yo quiero hacer esto. Quiero hacer dibujos como éstas”. Y ese fue un momento especial para mí.

La otra cosa, creo, que pudo haber tenido algún impacto en mi interés por las imágenes, fue que, cuando empecé la escuela, en el jardín de infancia, íbamos a una escuela católica: la  escuela de la Sagrada Familia de Birmingham, donde iba mi primo. Así que fuimos a la Sagrada Familia. Y cuando estabas en segundo grado, tenías que ir a la misa de mediodía. Pero antes de eso, estaríamos fuera asomándonos a la iglesia. Y te veías allí, con todas esas estatuas y las vidrieras, y el oro y la plata, todas esas cosas, el encaje, se veía tan espectacular.
No podías ir a la misa de mediodía hasta que estuvieras en segundo grado. Pero recuerdo el anhelo de ir allí, me gustaba ir allí y la experiencia en su conjunto. Mi primo era monaguillo, y todo el boato, ese traje que llevaban, y el chico con el apagavelas y la bola de incienso...

 

[Risas]

 

Era algo que estaba de alguna manera fuera de este mundo. Como si no hubiera nada igual en otra parte. Era tan extravagante y tan impresionante... realmente impresionante. Y por lo que siempre he querido ir allí. Sin embargo, por alguna razón, no sé por qué, pero no me he convertido en una persona religiosa en absoluto. [Se ríe.]

 

Si.

 

Pero cuando estaba en la escuela, me obsesioné con la recolección de rosarios, pero por el objeto en sí. Solían tener todas estas cuentas de colores diferentes. Además, me encantaban las negras, que eran igual que el tipo de trabajo pesado. Y entonces podrías tener… vinieron en todos los colores, ya fueran las cuentas de vidrio o de acrílico. Así que tienes el amarillo y luego los rojos y el azul. Me obsesioné con tenerlos. Nunca aprendí el rosario.

 

Si.

 

Sólo quería esa cosa.

 

Porque parecía que… ¿qué aspecto tiene?

 

Porque parecía… que era genial. Había algo en ellos.

 

[Risas] Sí.

 

Y luego tenía una pequeña cruz en el extremo. Así que solía recoger los que estaban rotos y trataba de arreglarlos. Trataba de poner los enlaces de nuevo y cosas por el estilo. No sé, me obsesionaba tenerlos.

 

Es interesante. Muchos artistas eran católicos.

 

Yo, sin embargo, nunca fui católico; pero íbamos a la escuela católica.

 

¿No fue educado como católico?

 

No.

 

No fue educado como católico.

 

No.

 

Así que el resto de su familia tampoco era católica.

 

Mis padres nunca fueron a la iglesia. [Se ríe.]

 

[Risas]

 

Pero la cosa era… la escuela.

 

¿Era mejor, no es así?

 

Así es. Y como mis primos ya iban a esa escuela, allí es donde iríamos nosotros, supongo. Mientras mi madre veía que podían pagarlo. Como vivíamos al otro lado de la calle, supongo que tenía mucho sentido. Así que fuimos a esa escuela.

El asunto era que íbamos a la escuela católica, pero cuando íbamos a la iglesia, era a la Iglesia Baptista porque mi tía, que sigue siendo miembro de esa iglesia, ya era miembro entonces de la Lily Grove Baptist Church en Birmingham.

 

Okay.

 

Así que iría a la iglesia con ella, porque mi madre en realidad nos mandaba a la iglesia. Pero mi padre probablemente nunca puso un pie en un templo en toda su vida, por lo que yo sé, [Risas] excepto cuando mi hermano se casó. Asistió a su boda. Pero aparte de eso, nunca. Y de mi madre tampoco podría decir que fuera a la iglesia. Pero nos obligaban a nosotros, ncluso cuando nos mudamos a California, nos mandaban a la iglesia. Y luego hacíamos… He hecho de todo. Estudiábamos la Biblia con los testigos de Jehová, fuimos a la iglesia Baptista, a la escuela católica. Era como todas esas cosas… porque pensaban, supongo, que era bueno que hiciéramos ese tipo de cosas.

 

Así que hablando de la iglesia Baptista, ¿estaba todavía en Birmingham cuando estallaron las bombas en la iglesia?

 

Tenía nueve años… Nos fuimos, me parece, en agosto de 1963, salimos de Birmingham y nos fuimos a California.

 

¿Sucedió justo después?

 

Así creo, justo después de que nos fuéramos de allí [15 de septiembre de 1963].1

1. The 16th Street Baptist Church in Birmingham, Alabama was bombed on Sunday, September 15, 1963 as an act of white supremacist terrorism. The explosion at the African-American church, which killed four girls, marked a turning point in the United States 1960s Civil Rights Movement and contributed to support for passage of the Civil Rights Act of 1964.

¿Y por qué  fuisteis a California?

 

Bueno, una de las hermanas de mi madre ya se había mudado a California con su familia. Mi padre era soldado, un veterano de la guerra de Corea, estaba entonces en el ejército. Así que estaba fuera. Tenía una familia que estaba creciendo. Y trabajaba en la cocina como lavaplatos en el hospital de veteranos. Fue así. Y en Birmingham, si no consigues un trabajo en la fábrica de acero, que era el trabajo más seguro, lo más importante… Mi tío, que vivía al otro lado de la calle, trabajaba en la fábrica de acero. Y su esposa era niñera en la Sagrada Familia. Así que tenían esa cosa sólida de clase media. Pero mi padre trabajaba en la cocina.

Parecía que había más oportunidades en California, estoy seguro. Y así fue. Mi tía estaba allí, así que mi padre se fue, estuvo con ellos un tiempo, para encontrar, para conseguir un trabajo. Y luego, ya de sabe, hacen lo que hacen, se van, consiguen un trabajo, y luego mandan a la familia.

 

Sí, claro. Entonces, ¿qué terminó haciendo allí?

 

Terminó en la cocina en el hospital de veteranos de Los Ángeles. [Se ríe.]

 

[Risas]

 

Porque fue empleado del gobierno toda su vida, era empleado del gobierno.

 

¿Vive todavía?

 

No. Murió hace unos doce años, hace casi doce años. Pero esa era la cosa. Cuando puedes conseguir un apartamento en una vivienda pública. Así que nos mudamos al complejo Nickerson Garden en Watts.

 

Nickerson Garden

 

Oh, lo ha pintado usted.

 

Fuimos a Nickerson Garden. Mi padre consiguió la vivienda y el trabajo en el hospital de veteranos en Westwood, justo al lado de UCLA [Universidad de California Los Angeles], en el bulevar Sawtelle. Ahí es donde trabajó en un primer momento. Más tarde cuando convocaron unas pruebas para la oficina de correos, se inscribió para conseguir un trabajo. Y se quedó en la oficina de correos hasta que se jubiló.

 

[Continuará]

Watts
Disturbios en la ciudad de Watts.
La transcipción de esa entrevista es de dominio público y puede usarse sin permiso. La traducción a la lengua castellana corrió a cargo de Eugenio Vega.
2017. infolio.es | política de privacidad | quiénes somos | facebook