paperback 08
infolio

abril 2016 | 05
Publicación sobre arte, diseño y educación
ISSN
2255-4564
Rediseñar el diseño
Klaus Krippendorf

“Este ensayo quiere proponer nuevos perfiles para la profesión del diseño en un mundo cuyos productos industriales se han vuelto cada vez más y más lingüísticos, y donde el discurso del diseño no pasa de ser uno más entre otros muchos que compiten entre sí por la hegemonía. Tal cosa lleva a esta disciplina a constituirse (es decir, a definirse) mediante procesos lingüísticos. Nos obliga, en la medida de que las prácticas discursivas nos identifican como expertos, a crear los objetos que nos ocupan y a proveernos de un vocabulario que coordine o comunique nuestras acciones en relación a los demás. El motivo para este ensayo se deriva de la experiencia, por otra parte muy común, de que cada vez que los diseñadores trabajan con sus homólogos de las llamadas disciplinas “serias”, con profesionales capaces de discutir con estadísticas, con resultados experimentales, con cálculos o desde posiciones de autoridad administrativa, terminan derrotados. Los ejemplos son abundantes. Concluyo a partir de esos ejemplos, en primer lugar, que muy a menudo los diseñadores se preocupan sólo de los productos cuando lo importante son las ideas que aparecen en la discusión, ya sea en forma de presentaciones claras, pruebas contundentes o argumentos convincentes. Es la comunicación la que marca la diferencia y la que produce resultados. En segundo lugar, el diseño tiene que ver, ante todo, con concebir y crear situaciones futuras. Con frecuencia, nos inhibe detenernos en los hechos y es, sin duda, menos importante que conseguir el reconocimiento de los beneficios que supone colaborar para poner en marcha nuevas ideas. Los diseñadores están condenados al fracaso cuando olvidan la premisa de que sus conceptualizaciones deben tener sentido para aquellos a quienes afectan. En tercer lugar, el éxito de los diseñadores famosos se basa principalmente en una publicidad cuidadosamente alimentada, en conexiones personales o en relaciones duraderas con los clientes. Las cualidades visuales y las funcionalidades con que los diseñadores justifican su trabajo, no son siempre obvias y se derivan muchas veces de su posición social. Cuarto, hacer frente a los participantes cada vez más sofisticados en esa cultura material afirmando, como hacen los diseñadores, que poseen una sensibilidad visual superior, ha perdido mucho de su atractivo y es fácilmente contrarrestado con datos irrelevantes pero abrumadores, con cálculos, con predicciones o argumentos empresariales. En suma, el discurso actual del diseño ha perdido gran parte de su fuerza retórica. Yo sostengo que no tiene por qué ser así." [...]

PDF File Artículo en PDF

Klaus Krippendorf
Michael S. Kennedy, Klaus Krippendorff y Sol Worth durante una reunión en la Annenberg School for Communication de la Universidad de Pensilvania en 1967.
Klaus Krippendorf
Klaus Krippendorff, Jim Taylor y Sol Worth en el transcurso de una reunión con alumnos en la Annenberg School for Communication, en Pensilvania.
Klaus KrippendorfKlaus Krippendorf nació en 1932 en Frankfurt del Meno en Alemania. En 1954 se graduó como ingeniero en Hannover Estado y en 1961 concluyó sus estudios en la Hochschule für Gestaltung de Ulm. En 1967 recibió su doctorado en la Universidad de Illinois. Ha ocupado la cátedra Gregory Bateson de la Annenberg School for Communication de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia.

Artículos en Infolio

2016 IF05
Rediseñar el diseño

2016. infolio.es | política de privacidad | quiénes somos | facebook